#50 Aceptación

En noches como esta tú te sentabas a mi lado en una silla azul, y los dos no hacíamos nada y era suficiente. En soledad, no hacer nada es una absurda imposición de la naturaleza. Mi gato que no tiene carrera universitaria, como si supiera del vacío con sus poderes astrofísicos, ha entrado estas noches en la habitación y se ha tumbado sigilosamente en tu silla, se ha dormido y no me lo he comido. Peluda compañía que me reconforta, detalle de lealtad felina que te hará gracia.

Ha empezado lo nuevo, pero no tiene mayúsculas ni tanques como creíamos. Son unos días huecos en los que tu no me llamas y yo no te llamo, y está bien. Son unas noches en las que tú no pensarás en mí excepto cuando te escondas con tu mini-estufa en el lavabo de la planta superior, y yo iré en bicicleta y chocaré contra el invierno que ya llega, todo cosas que estan bien.

Los dos sabemos que aqui no hay otoño para nosotros, no como el de Berlín. Algún día volveremos a la patria de las chimeneas humeantes y las hojas caducas, y eso estará bien. Caminaremos allí pero también lo haremos por aquí, coronando la cima de montañas de patatas bravas y cavaremos minas de bacon en unos spaghetti carbonara, y todo eso estará bien porque será lo que siempre nos hizo feliz.

No será lo único. Habrá un día que nuestros dos caminos convergerán y seremos iguales y diferentes, quizás por fin habremos aprendido algo o seremos tan felizmente inconscientes como fuimos, cuando nos amábamos por ser niños en un mundo de muros adultos y responsabilidades que no nos arañaban. Ese día en que nos encontremos haremos algo de lo viejo, sin embargo también haremos cosas nuevas porque nuestras almas habrán cambiado, y reiremos -con el mismo río de carcajadas- de cosas diferentes, y eso estará bien.

Hoy las promesas de que todo irá bien son insuficientes, porque reconocemos que el sacrificio quizás no sea una inversión para obtener algo mejor de lo que perdemos, que la gloria conseguida decaerá y nunca volverá a florecer nuestro particular imperio. Es un miedo con el que vamos a convivir de ahora en adelante hasta que se apague, hasta que ocurra algo todavía más espectacular que apague todo dolor del pasado y podamos sentir nuevos veranos en nuestra piel. Sobreviviremos a este mal, y nos perdonaremos cualquier otro menor que surja de él. Te exonero de cualquier responsabilidad para conmigo, te ordeno que vivas, que seas feliz, que aprendas. Siempre tendrás puertas y ventanas abiertas en mi celda, mi fortaleza.

No hay tiempo y no hay prisa. Cada uno es héroe de su pequeña historia, y se que tú seguirás estando a la altura como lo has estado siempre. Nos hemos preparado para ser eternamente los mejores. Nuestras aventuras en solitario han comenzado y en alguna trinchera del futuro nos encontraremos, y seremos felices y nos diremos -no importa si con besos o con palabras- que nos hemos echado de menos, y eso… eso sí que estará bien.

Nunca un “adiós” significó tanto “hola”.

Anuncios

~ por Verzo en septiembre 18, 2008.

2 comentarios to “#50 Aceptación”

  1. Estás herido. El tiempo cura, aunque tu lo niegues y prefieras escribir perpetuamente sobre esto. Al fin y al cabo, las letras se alimentan del dolor, y que más da si lo fingimos o es real?

    Y no es bueno (hablando de tu comentario), nunca fueron buenos, sólo es que tu empiezas a perder criterio literario… Igual que la cabeza, quizás.

  2. No digas bobadas, señora Da-Lo-Guay. Claro que estoy herido y que el tiempo cura. Pero soy mejor que el dolor, y escribiré sobre él mientras sea fácil y nuevo… hasta que también esa tarea me canse y aburra.

    Y claro que es bueno Withman, aunque lo maldecimos por estar enterrado donde nuestra madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: