#63 Rusia

Hoy ha sido un día homenaje. Dedicado a muchas personalidades de parte de muchas pesadillas, adelanto que la parte que me compete tiene que ver con los llamados Esforzados de Rusia que responden al nombre de Txus, Eric y yo (siendo “yo” un pronombre, incultos). Basta dar unos pasos fuera de casa, de vez en cuando, para vivir todas las aventuras del mundo y recordar alguna historia.

Resulta que hoy te he escogido una canción.

Sí. He decidido inmortalizar tu espíritu y mis deseos hacia tí en una canción que recuerda, remarca, responde, recalca la evidencia de tu memoria en mi espíritu, y tu espíritu en mi memoria.

¡Podría -porque en serio podría- haber escogido varias canciones para hacer un compendio homérico y garantizarle a cada una su único signifcado alegórico! Sin embargo, tu y yo (o ambos) sabemos que tal cúmulo empírico-metafísico de roña versicular rompería lo que mas adoramos de este universo tan pequeño y frágil: la sencillez.

De hecho, nunca más usaré la letra P. Por eso te he escogido una canción -a veces tres canciones- que habla de tí, de tu eternidad y de la alegría con la que concluyo cada una de mis jornadas cuando te despido, te digo adiós, etcétera.

A tí, por tanto, esa canción que no te gustará por motivos que procedo a enumerar a continuación para que se entienda en Suráfrica: porque el cantante no es del género “ni hombre, ni mujer, ni perro” que para tí es casi imprescindible; porque hace falsetes comerciales de dudosa calidad y fundamentan una posible falta de estilo primerizo que, para tí, es algo casi imprescindible; porque no son alemanes (más bien del todo australianos) y que esto era casi imprescindible para tí; porque no hablan ni cantan de personas virginales cuyos rizos han sido brutalmente desvirgados por criminales torres del tendido eléctrico, que es una temática casi imprescindible para tí; y porque no visten (¡no visten con nada!) como flammers renacentistas o como neomansionanos cuasi-eróticos,  conceptos que por haberme inventado ahora mismo no dejan de ser casi imprescindibles para tí.

¡Por todo esto no te gustarían! ¡Ah! La letra… La poesía es otra historia. El tono decadente pero con esperanza y con sincero agradecimiento en la superficie: esa es la canción que te dedico con su mensaje intacto. Tambié me la dedico a mí, porque yo también quiero ser algo así como un héroe. Quizás no la entiendas (la letra) si no te la explico (¡no por carencia de intelecto!)  porque su significado puede no resultar evidente. Para mi sí que es evidente desde el principio, claro, porque resulta que soy un poeta. Hoy.

(Un poeta gordo, algo cobarde con la rutina y con el peso de los trabajos, pero valiente en situaciones excepcionales y a la hora de acatar la responsabilidad de mis actos; quizás no alto pero sí guapo de lejos, más bien gracioso cuando río que cuando hablo, mejor y más caballeroso si la censura me controla;  capaz de sobrevivir al Fallout nuclear pero con escasas opciones de hacerlo en el mundo estable-afable de la paz; de pelo castaño, casi abogado, casi astronauta, casi usurero y casi escritor-barracuda que es la especialidad de escritor más peligrosa y más inexistente; gordo de nuevo pero menos que antes, más gabardina que chaqueta, más de ignorar que de implorar, más de ir a Terrasa en ferrocarril que de volver de la luna en bicicleta; prefiriendo gritar “¡falacia!” que aplaudir cuando aparece el comunismo o un payaso, dictador de mente y liberal de corazón; italiano en los dedos, español en los brazos, un poco suizo en alguna uña y casi siempre ruso en el pelo, procurando no deja de lado la Alemania del torso y la Inglaterra procreadora; vago sólo en las piernas, contratado a todas horas para estar conforme con la disconformidad, asesino a sueldo de embaucadores pero farsante a pleno pulmón, juntaletras, avatar, catador, nave espacial, hipérbaton de lagartijas, estudiante soviético, amante de los poemas y enemigo de los poetas -de todos; defensor de la línea recta y de los cuadrados, rival de todos los exágonos; Sacro Emperador Bizantino de Constantinopla -ahora Instanbul- y, por último, creado de este paréntesis tan largo como mi virtud, pero sólo la mitad de ancho que mi sinceridad que, en cualquier caso, no es gran cosa.)

Resulta que el significado escondido de la canción queda revelado realmente por el título y por el estribillo, por lo que en realidad no está oculto y no hace falta explicar una berenjena de este asunto, y toda esta poesía es mierda inútil pura para enrevesar el mensaje más sencillo:

Estás hecha para durar

y espero que dures mucho, mucho tiempo.

Hoy he pensado en todo esto tras asistir a mi primera clase de ruso con mi profesora particular y haber constatado que las rusas tenéis todas en común los mismos ojos. Claro como glaciares, huecos, carentes de toda cordura y dispuestos a servir sin contemplacones a la sanguinaria maquinaria del mal absoluto. Siempre locas y siempre jovenes en vuestros ojos… Eso me ha hecho sentir feliz: saber que cuando envejezcas (si es que tu crees en eso de envejecer, niña) seguirás teniendo esos ojos tuyos grises, o verdes, o azules, o rojos (no recuerdo el color de tus ojos) por lo que en cierto modo no habrás dejado de ser la misma alma que yo conocí, por lo que podremos decir que hemos ganado -aunque sea a los mongoles- porque mirada con mirada, podremos decir que hemos durado.

No he hablado ni de Txus ni de Eric como prometí al principio, aunque ellos también son importantes a veces.

PD donde escribí “flammers” quise decir “glammers” pero no pude corregirlo… Flammers suena tanto a Flammerpanzer, a lanzallamas, a justicia de napalm por las mañanas en mi cama.

Anuncios

~ por Verzo en octubre 10, 2008.

2 comentarios to “#63 Rusia”

  1. Siempre serás un gordo homicida y lo sabes.

  2. Lo se, inevitable como los salmones suicidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: